Cuando nos enviaron esta foto sentí en ella el espíritu de nuestra marca.

Ropa hecha para que los niños hagan lo que más tienen que hacer: ser ellos mismos. Explorar lo más que puedan, sentirse en libertad y con libertad de movimiento. Jugar con barro, mojarse en una tarde de lluvia, investigar materiales, ensuciarse, trepar, saltar, andar en bicicleta, imaginar, jugar y volver a jugar.

De eso creo que se trata la infancia y nuestra marca acompaña este deseo:

Que nunca pero nunca dejen de jugar, que sean felices en su libertad y sean lo mejor de ellos mismos.

Con cariño,
Loli